Manipulación manual de cargas

Las lesiones que afectan a la espalda, el cuello o las extremidades superiores son problemas frecuentes en la población trabajadora.

Cuida tu espalda aplicando estos consejos:

  • Evita esfuerzos inútiles, organizando el espacio de trabajo.
  • Al mover cargas, utiliza puntos de apoyo y no fuerces tu cuerpo.
  • Al levantar la carga: separa los pies, flexiona las rodillas y mantén la espalda recta.
  • Realiza pausas para relajar la musculatura.

Un hábito postural correcto en los trabajadores supone para la empresa una disminución del absentismo, de la rotación de la plantilla y mejoras notables en la productividad.