Derechos y obligaciones de los trabajadores autónomos

Documento para informar a los trabajadores autónomos acerca de sus derechos y obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales.


  • Derechos de los trabajadores autónomos
  1. El titular del centro de trabajo te debe informar de los riesgos del recinto, de las medidas de prevención y del protocolo de actuación en caso de emergencia.
  2. Conocer cuáles son los riesgos producidos por el resto de empresas o autónomos concurrentes que pueden afectar a tu seguridad y salud, así como qué medidas preventivas se han implantado para evitarlos.
  3. Interrumpir tu actividad y abandonar el lugar de trabajo cuando consideres que existe un riesgo grave e inminente para tu vida o para tu salud.


  • Obligaciones de los trabajadores autónomos
  1. Informar de los riesgos que tu actividad pueda ocasionar a otras empresas o autónomos.
  2. Tener en cuenta la información que te han proporcionado el resto de partes concurrentes en el centro de trabajo.
  3. Cumplir las instrucciones del titular de la instalación y de la empresa que te ha contratado.
  4. Informar de cualquier situación de emergencia que pueda afectar a la seguridad y salud de las personas presentes, así como de los accidentes que puedas sufrir en el centro de trabajo.
  5. Si vas a trabajar en una obra de construcción, debes cumplir con lo establecido en el Plan de Seguridad y Salud.


  • ¿Qué es la Coordinación de Actividades Empresariales?

La coordinación de actividades empresariales (CAE) es el procedimiento que sirve para prevenir los riesgos laborales en los centros de trabajo donde coinciden varias empresas o autónomos. Por eso, es importante que todos estéis informados de los riesgos que una actividad puede ocasionar, así como de las medidas preventivas que se deben adoptar para evitarlos.

El intercambio de información entre todas las partes concurrentes se debe producir:

  1. Antes del inicio de las actividades.
  2. Cuando se produzca cualquier cambio que pueda generar nuevos riesgos.
  3. Cuando se produzca una situación de emergencia.

Es obligatorio que esta información sea por escrito cuando se trate de riesgos graves o muy graves. No obstante, es una buena práctica tener esta constancia documental.